Textos

Ver todo

Últimos Coments:

Langstrum (Sabiduría): Hola! JLC tiene un artículo sobre los ti… 24/Jun 14:40
Alguien (Carta abierta de …): Ganar consciencia, hacer soportables los … 23/Jun 14:01
Cloe (El secreto del eq…): Totalmente de acuerdo. Comprende tu al ot… 23/Jun 13:00
Neo (Carta abierta de …): Magnífica la carta y magnífico el comenta… 23/Jun 03:05
Lily Las Vegas ("Si tu familia es…): Este poema, en principio, no significaba … 22/Jun 15:50
Sarasvati (Carta abierta de …): Millón de gracias, Jose Luis, que maravil… 22/Jun 14:37
JLC (Carta abierta de …): Totalmente de acuerdo, VVVV. Es una colo… 22/Jun 12:05
JLC (Odio al hij@): Muchas gracias, Sandra, por tus palabras… 22/Jun 11:56
VVVV (Carta abierta de …): Gracias Jose Luis por poner voz, no sólo … 22/Jun 11:51
Sarasvati (Sala de Ser 2017): Tomo nota de las tuyas, Tatum. Gracias a… 21/Jun 23:59
  Sala de Ser
  RSS ¡Suscríbete!

Mis ebooks






Ver más

Temas

Me gustan

 Cine

Citas

Facebook



 
Últimos comentarios del blog:
Langstrum (Sabiduría): Hola! JLC tiene un artículo sobre los ti… 24/Jun 14:40
Alguien (Carta abierta de …): Ganar consciencia, hacer soportables los … 23/Jun 14:01
Cloe (El secreto del eq…): Totalmente de acuerdo. Comprende tu al ot… 23/Jun 13:00
Neo (Carta abierta de …): Magnífica la carta y magnífico el comenta… 23/Jun 03:05
Lily Las Vegas ("Si tu familia es…): Este poema, en principio, no significaba … 22/Jun 15:50
Sarasvati (Carta abierta de …): Millón de gracias, Jose Luis, que maravil… 22/Jun 14:37
JLC (Carta abierta de …): Totalmente de acuerdo, VVVV. Es una colo… 22/Jun 12:05
JLC (Odio al hij@): Muchas gracias, Sandra, por tus palabras… 22/Jun 11:56
VVVV (Carta abierta de …): Gracias Jose Luis por poner voz, no sólo … 22/Jun 11:51
Sarasvati (Sala de Ser 2017): Tomo nota de las tuyas, Tatum. Gracias a… 21/Jun 23:59
13 Enero 2017

La maldad de los ángeles

Sobre los ángeles justicieros
Por JOSÉ LUIS CANO GIL

Las personas más crueles son siempre las sentimentales.
Ernest Hemingway

Si un individuo sólo sabe amar a los demás, no sabe amar en absoluto.
Erich Fromm

La única diferencia entre ángeles y demonios es que los primeros fingen ser buenos (reprimiendo su lado malo) y los segundos aparentan ser malos (reprimiendo su cara buena). Son como los humanos. Sobre todo, como esas personas que, por íntimas razones neuróticas, deciden ser "ángeles salvadores" para los demás.

Hay dos clases fundamentales de ángeles salvadores: los que podríamos denominar "altruistas", y los "justicieros". Los altruistas adoptan en lo personal y/o social actitudes sobreprotectoras, asistenciales, solidarias, etc., que, por los daños relativamente moderados que causan (1), no examinaremos aquí. Pero los ángeles justicieros, cuya abundancia y destructividad son mucho mayores, sí merecen una reflexión detallada.

Pocas cosas hay, en efecto, tan nocivas como ese tipo de "ángeles". En el ámbito social, religioso o político, el salvador justiciero se cree propietario de la Verdad y, por tanto, superior a los demás, a los que considera impotentes o malvados y, por ello, necesitados de "salvación" urgente por parte de tan pretencioso mesías. Ni siquiera ofrece una felicidad "personalizada", adaptada a las necesidades de cada individuo. Sus propuestas son rígidas, genéricas, estereotipadas y, en consecuencia, obligatorias e impuestas a martillazos. Lo logra mediante el adoctrinamiento permanente, tomando decisiones autoritarias o forzando a la gente a tomarlas bajo amenaza de ser considerada enemiga o hereje si no lo hace. ¿Por qué los ángeles justicieros se toman tantas molestias por nuestro "propio bien"? ¿Por qué se empeñan en "cambiar" el mundo a base de altanerías, dogmatismos y abusos?

Sabemos que una persona bien amada y, por ello, suficientemente adaptada a su entorno, no sentirá (salvo en condiciones personales o sociales extremas) la necesidad de "salvar" a nadie. Simplemente amará a sus próximos y, cuando haga falta, luchará personal o colectivamente contra los problemas o injusticias que le afecten. Pero si una persona tiene por motivos biográficos y neuróticos el corazón roto, está llena de soledad, rabia, miedos, amargura, sentimientos de inferioridad, etc., ¿qué hará? ¿Cómo podrá soportarlo? La mayoría intentará desconectar de sí misma a través del narcisismo, las adicciones, la depresión, el dominio, la violencia... Pero muchos usarán otra vía: se aferrarán a algún idealismo (es decir, no-realismo) religioso y/o político que, además de permitirles racionalizar y expresar veladamente sus dolores íntimos, les posibilitará hacerlo en grupo y a salvo bajo el paraguas de una identidad común. Así, estos sujetos atormentados pueden por fin sentirse seguros y, con la coartada de su doctrina y la excusa de determinados males sociales y/o chivos expiatorios, alivian su inconsciente y se sienten por encima de sus traumas personales.

De modo que ya tenemos al conjunto A de ángeles justicieros dispuestos a redimir por las buenas o por las malas al mundo. Pero, dado que los sufrimientos secretos son tan diversos como las teorías, pretextos y chivos disponibles para encubrirlos, pronto surgen otras bandas angélicas B, C, D y muchas más, todas ellas odiándose y luchando entre sí... incluso hasta la violencia física o la guerra. Así son nuestros salvadores, los defensores de nuestra felicidad. Son tan celosos de su misión que no dudarán en destruirse entre ellos -o matarte a ti- para conseguirlo.

¿Cómo reconocer a un ángel justiciero? Es muy sencillo. Se le identifica rápidamente por sus actitudes arrogantes, dogmáticas, acusadoras, intolerantes, desdeñosas, litigantes, agresivas, quisquillosas, paranoides, insaciables, rencorosas, incluso antisociales. Debido a sus heridas íntimas, sólo puede expresarse en términos intelectuales prefabricados y no desde sus genuinos sentimientos, razón por la que no respeta los sentimientos -e ideas- de los demás. No tolera la frustración ni la crítica. No aprende ni cambia con la experiencia, ni admite sus contradicciones y errores. Jamás se disculpa. Engaña y manipula, sobre todo mediante victimismos (en esto se parece a los narcisistas perversos). Es impulsivo y desorganizado. Si alcanza el poder se convierte en lo mismo que "odiaba". Su vida privada (pareja, hijos, amigos, secretos económicos y sexuales...) puede ser totalmente opuesta a su imagen pública. Etcétera.

Si miramos a nuestro alrededor, los vemos por todas partes. Los ángeles justicieros, que fingen preocuparse por nosotros para salvarnos, en realidad sólo nos usan para aliviar sus propias heridas, y para satisfacer los intereses de sus líderes y mecenas. No están cargados de amor y buenas intenciones como prometen, sino de odio y ansias de autoafirmación, que es lo que efectivamente acaban cultivando en el mundo. No importa si sus banderas son de derechas o de izquierdas, rayadas o moteadas, o si sus fetiches son Dios, la patria, el país, la clase, la raza, el sexo, los animales, la crianza feliz o la dieta sana... Su fanatismo siempre es proporcional a su malestar e ira interiores, y sólo pueden ofrecer lo mismo. Por eso, en mi opinión, deberíamos alejarnos de ellos, limitarnos a vivir y amar y, si tenemos que luchar contra cualquier mal, hacerlo por nosotros mismos, juntos pero sin salvadores, desde nuestra máxima lucidez, realismo y responsabilidad.

__

1. Salvo excepciones. Pero véase, por ejemplo,  “Blanco bueno busca negro pobre”  (Gustau Nerín, 2011, Roca Editorial), sobre la sombras del "altruismo" organizado. 
La Psicología perversa¿Cordura o locura? (y 2)
ÍNDICE | PORTADA

11 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 Rango  13/Enero/2017 13:27
apabullante..... apabullante, apabullante y apabullante. Gracias!   Resp.
 Marcos..  13/Enero/2017 13:48
José,.. .
O estoy atribuyendo a alguien ser un justiciero... o yo mismo me estoy proyectando en esa persona..?? e_75
Saludos!   Resp.
 Agus  13/Enero/2017 21:01
Amén!!! Claro y conciso.   Resp.
 Tatum  23/Enero/2017 23:50
¡Impresionante texto! ¡Qué difícil es separar el grano de la paja en estos casos de salvación!

No sé si cabría aquí pero esto me recuerda a algo que, reconozco, hice en algún momento de mi vida sin mala intención pero en el fondo tratando inconscientemente de adoctrinar de alguna manera a otro ser humano en estado de sufrimiento. Aquí va mi confesión:

Creo que todos hemos topado en la calle con alguna persona en estado de mendicidad solicitando ayuda económica para sobrellevar su situación. Pues bien, recuerdo haber ofrecido a esa persona acompañarla a una cafetería o a un supermercado a comprar algo "bueno" para evitar que se lo gastase en alcohol y en vicios.

Es lo que siempre había escuchado en mi entorno y lo repliqué casi por inercia sin pensar en lo que estaba haciendo.

Claramente estaba intentando salvar a una persona para quedarme a gusto con mi "buena acción" y de paso, con un paternalismo que ahora me irrita mucho, recomendarle el buen camino.
Todo a ello a alguien que está sufriendo y que debería poder gastarse el dinero en lo que quisiera porque ya bastante jodido (con perdón) está.

Muchas veces necesitamos que los que nos rodean nos abran un poco los ojos y este fue mi caso. Así como son totalmente necesarias lecturas como las proporciona este blog.

Gracias.

Un saludo   Resp.
 Vic  31/Enero/2017 02:48
Ente este texto y el Olga del maltrato invisible me siento ahogada ... me refleja exacto mi relación de pareja actual ... y llevo meses en la duda y la inseguridad ... y postergando...

Gracias por los textos   Resp.
 Titilandum  19/Febrero/2017 14:46
Acabo de ver la película "The Prime of Miss Brodie" (1969). Me parece que miss Brodie encarna muy bien a un "ángel justiciero". ¿Estaré equivocado?
Por otra parte, creo que en "Ensayo sobre la ceguera" (Saramago, 1995), se describe un "ángel altruista": la "mujer del médico". Y no veo nada de neurótico en este ángel salvador, muy al contrario.

Creo que una forma de cultivar el propio bienestar consiste en procurar el de los demás. Eso no me parece, siempre que sea sincero, un neuroticismo. En este sentido, todos podemos ser ángeles y todos pueden serlo, a su vez, para nosotros.
¿No es el psicoterapeuta, de hecho, un "ángel altruista"?

Esperando saber más sobre la "angeleología psicodinámica",
Titilandum   Resp.
 Desdémona  20/Febrero/2017 12:51
¿Un psicoterapeuta un "ángel altruista"? ni de coña! De entrada todos cobran, poco o mucho... y los buenos como JLC y Olga no pretenden salvarte de nada, sino darte fuerzas, para que te crezcan las alas y salvarte tú mismo de lo que te tengas que salvar... Por otra parte procurarte bienestar a través de los demás es, desde mi punto de vista, una trampa, un escapar de tus problemas, un no atreverse a mirar, cosa que hace mucha, muchísima gente y está requetebién visto... Como puedes ver Titilandum discrepo y también del final de tu mensaje, la psicodinámica, hasta dónde yo la conozco como pacienta, afortunadamente no tiene nada que ver con los ángeles sino con ¡los humanos muy humanos! Salu2   Resp.
 Titilandum  20/Febrero/2017 17:49
Gracias Desdémona.

Está claro que, como profesionales, su labor no es desinteresada. Pero creo que escribir artículos, difundir ciertas ideas, sí tiene un componente de altruismo (también de promoción). "Es una forma de amor".
Contribuir a que los demás sean más conscientes, capaces y maduros, puede ser una forma de "salvarlos". De ayudarlos, sin duda. Y creo que cuando se ayuda a los demás de manera honesta (no para autoafirmarse, etc.) uno se hace un favor a sí mismo. [Por mi parte, con ser yo mismo consciente y maduro tengo suficiente labor].

Mi duda gira en torno a la posibilidad de un verdadero altruismo, de actitudes solidarias y asistenciales no neuróticas. En el texto se anuncian, pero no se abordan, y me interesan.

Un saludo

P.D.: Con "angeleología psicodinámica" sólo hago una broma...si la psicodinámica versara sobre verdaderos ángeles, posiblemente no me interesaría demasiado.   Resp.
 JLC  20/Febrero/2017 21:39
El tema es interesante, sí.

Yo creo que la diferencia entre el amor social, el altruismo genuino, y el altruismo neurótico (o más bien falso altruismo) es que el primero nace espontáneamente (o no) de los vínculos reales entre personas que se conocen, de modo que es empático, respetuoso, horizontal, responsable, etc. En cambio, el falso altruismo nace generalmente de motivaciones narcisistas del individuo (sentimientos de culpa, vacío, depresión, arrogancia, deseos de dominio, ideologías/religiones manipuladoras, etc.) hacia personas que generalmente NO conoce, de modo que su actitud es compulsiva, superficial, vertical, invasiva, sobreprotectora... He conocido a gente destrozada interiormente que, en vez de realizar la terapia de maduración que necesitaban, huían al Tercer Mundo a "salvar" supuestos "infelices"... hasta que se les "acababa la solidaridad". Por eso personalmente soy muy crítico con la psicología/filosofía del cooperacionismo, voluntariado (antigua "caridad" origanizada), etc.

Un modo de distinguir al altruista sano del pseudoaltruista neurótico es observando "quién da el primer paso". En general, si alguien ofrece (o incluso impone) su "ayuda" o sobreprotección sin que el receptor ni siquiera la haya solicitado, es un ángel salvador. ¡El amor incluye respetar el dolor de los demás!. O al menos preguntar antes si necesitan ayuda...

En cuanto a mi caso, mis artículos nacen directamente del amor a mis pacientes, a los que conozco personalmente, aunque luego, sí, como buen neurótico, ejerzo un poco mi narcisismo de escritor y de "voluntario salvador", pues los difundo en internet con la esperanza (además de promocionarme) de que puedan servir a alguien.... ¡Nadie es perfecto! e_86

Un saludo Titilandum, Desdémona.   Resp.
 Vic   23/Febrero/2017 17:39
 Vic   23/Febrero/2017 21:17
(A Titilandum) he estado leyendo el libro de Ayn Rand, La Virtud del Egoismo... y plantea algo bastante lógico y saludable; como es un libro de filosofía se aboca al conciente y deja de lado lo inconciente y por tanto, la neurosis. Teniendo eso en cuenta, le podemos perdonar al libro y a la autora que no se aboque a nuestra realidad neurotica cotidiana que tal como dices tú, hace sentir que al final de cuentas, todos necesitamos terapia...
Lo que plantea es que no existe el verdadero altruismo, el acto en sí completamente desinteresado, que sería de por sí una aberración, tal como dice Eric Fromm... Si un individuo sólo sabe amar a los demás, no sabe amar en absoluto... Lo que en realidad ocurre, es que construimos nuestras relaciones afectivas a partir de nuestras virtudes...
Considero que las distintas formas de terapia, son posibles en la medida en que nos permiten reconocer nuestras virtudes y nuestro valor como seres humanos y que podemos ir mejorando nuestras faltas en el camino de la vida para poder perseguir nuestra felicidad ... Un terapeuta tiene el don de reconocer la virtud en el otro y un buen terapeuta, de ayudarnos a encontrar el coraje para despertar, vivir, sanar, limpiar nuestras heridas y encaminarnos en el proceso de sanación propio (que nunca acaba)   Resp.
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Normas)

Control Antirobot:
 

La Psicología perversa¿Cordura o locura? (y 2)
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  © Copyright 2002-2017  •  Engine: Pivotx
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona