Últimos Coments:

Titilandum (Amor y amistad (o…): Supongo que la solución pasaría por la ac… 21/Nov 01:21
JLC (Amor y amistad (o…): Desgraciadamente no le veo mucha solució… 20/Nov 10:22
JLC (Sala de Ser 2017): Nos tienes intrigados con ese proyecto, … 20/Nov 10:11
Titilandum (Amor y amistad (o…): Dos personas (o más...) pueden suplementa… 19/Nov 22:20
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Estimados Olga y José Luis,la Enciclopedi… 19/Nov 21:05
miguel angel mart… (Tu atmósfera secr…): En este comentario, estoy totalmente de a… 19/Nov 17:43
ARCHIVO
 Sala de Ser
RSS

Mis ebooks






Ver más
 Cine

Temas

Citas

Facebook



 
Último post: Últimos comentarios:
Titilandum (Amor y amistad (o…): Supongo que la solución pasaría por la ac… 21/Nov 01:21
JLC (Amor y amistad (o…): Desgraciadamente no le veo mucha solució… 20/Nov 10:22
JLC (Sala de Ser 2017): Nos tienes intrigados con ese proyecto, … 20/Nov 10:11
Titilandum (Amor y amistad (o…): Dos personas (o más...) pueden suplementa… 19/Nov 22:20
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Estimados Olga y José Luis,la Enciclopedi… 19/Nov 21:05
miguel angel mart… (Tu atmósfera secr…): En este comentario, estoy totalmente de a… 19/Nov 17:43
03 Julio 2017

Las relaciones virtuales

(También llamadas imaginarias o ilusorias)
Por JOSÉ LUIS CANO GIL

La psique humana es un órgano muy débil
rodeado de una gruesa capa de narcisismo.
Alguien

La tecnología nos permite hoy, más que nunca, mantener relaciones a distancia. Las llamamos "virtuales". Ahora bien, ¿puede suceder realmente una relación "virtual"? ¿O qué entendemos por "relación"? Como vivimos en una sociedad de eufemismos donde llamamos con grandes palabras -p. ej., amor, amistad, comida, arte, libertad, democracia...- a cualquier sucedáneo o detritus, no sería raro que también en este tema anduviéramos algo confundidos... Por eso cabe preguntarnos: ¿qué es, psicodinámicamente, una relación virtual?

Para comenzar, debemos definir una relación "real". Se trata, en mi opinión, de un lazo, de algún tipo de vínculo o interacción psicoafectiva duradera entre dos o más personas. Dicha interacción es tanto más sólida y "auténtica" cuantos más elementos involucra, es decir, cuantos más factores sensoriales, emocionales, intelectuales, empáticos, prácticos, económicos, etc. comparte. Inversamente, cuanto más pobre en tales aspectos es cualquier relación, más decimos de ella que es superficial y/o vacía. En rigor, ilusoria.

Por otro lado, sabemos que nuestro sentido de la realidad es el muro de contención que nos separa de nuestra caja de Pandora inconsciente. Cuando por cualquier motivo (p. ej., al dormir, o por efecto de ciertas drogas o trastornos psicológicos, etc.) perdemos dicho contacto con la realidad, de inmediato ésta suele ser reemplazada por sueños, alucinaciones o delirios. Es decir, nuestra conciencia se ve invadida por lo inconsciente (o sea, lo reprimido), de igual modo que, tras ponerse el sol, podemos ver las estrellas. Igualmente, cuanto más superficial, vacía o distante es cualquier relación, más tiende ésta a poblarse de tales invasiones psíquicas, compuestas mayoritariamente por proyecciones, identificaciones, idealizaciones, fantasías, expectativas, deformaciones, etc., hasta el punto de llegar a constituir un verdadero laberinto de espejismos. Una especie de "psicosis compartida".  

Las relaciones virtuales requieren naturalmente algún tipo de tecnología. Antaño fue el correo, el telégrafo, el teléfono, etc. Hoy es internet y las redes sociales. Pero las tecnologías, aunque tienen muchas ventajas prácticas, no nos ponen en contacto con las personas de carne y hueso (a las que no podemos ver, oír, oler, tocar, etc.), sino sólo con sus representaciones electrónicas (en forma de imágenes, sonidos y/o textos). Es decir, con sus fantasmas. Y nada hay desgraciadamente más vulnerable que los fantasmas a esas marañas psíquicas que generan los inconscientes contrapuestos. 

Los factores psicológicos no son los únicos que imposibilitan -o dificultan mucho- las relaciones virtuales. También lo impiden las características de las propias tecnologías que usamos. Por ejemplo, ¿por qué llamamos "amigos" a los innumerables seguidores o fans de nuestras redes sociales? ¿Somos nosotros de verdad "amigos" de alguien? Muchas personas adoptan identidades anónimas o falsas. Otras ocultan informaciones cruciales para su verdadero "conocimiento". La mayoría usa una jerga basura de frases cortas y monigotes infantiles que de ningún modo expresan los verdaderos sentimientos o ideas de nadie. (1) Muchos se limitan a repetir pensamientos ajenos y difundir informaciones que no conocen de primera mano. Halagan, insultan o bloquean a sus "amigos" sin ningún autocontrol, ética ni respeto, y sin temor a ninguna consecuencia, ya que, después de todo, todos esos personajes no son sino espectros de la imaginación. Figuras digitales de una especie de videojuego global donde todos simulamos "conocernos" y "relacionarnos"... de manera completamente ciega, narcisista, omnipotente y (supuestamente) "segura".

Algunas personas dirán que, gracias a internet y las relaciones virtuales, etc. pudieron conocer felizmente a sus parejas actuales, podemos compartir conocimientos y realizar toda clase de actividades sociales y económicas, etc. Por supuesto. Pero, a mi entender, la cuestión no es sólo lo que algunas personas sí logran con ayuda o a pesar de las tecnologías, sino lo que la mayoría quizá pierde debido a ellas. Por ejemplo, lo mismo que el cine o la pornografía son sucedáneos oníricos para las personas reprimidas incapaces de disfrutar sus propias vidas, las redes virtuales sólo son mundos imaginarios destinados, según todos los indicios, a suplantar la vida real de millones de personas, fomentando así su pasividad y aislamiento frente a los poderes públicos. Pues no hay mayor soledad que en medio de la multitud. Ni mayor servidumbre que creernos libres.

¿Pueden los niños y jóvenes distinguir lo real de lo virtual? ¿Prefieren lo tangible o lo alucinado? ¿Tendrán siquiera la posibilidad de elegir? ¿Qué sucederá cuando la industria/estado comience probablemente a implantar internet en microchips endoencefálicos? Ya hemos visto que las relaciones virtuales no son, en esencia, nada, salvo ensueños escapistas. ¡Pero son muy útiles políticamente! Y si ya las relaciones humanas reales son, como todos sabemos, suficientemente difíciles a causa de las interferencias de lo inconsciente, ¿qué diremos de las interacciones de esos fantasmas de videojuego, inhumanos en todo sentido, meros puntos de radar de millones de sujetos aislados y desconectados de la vida al resguardo de sus pantallitas oníricas?  

La tecnología es, desde luego, una poderosísima herramienta multiuso. Pero estamos tan sumergidos en ella, como peces en el agua, que no logramos intuir sus abrumadores peligros... Por eso, lector/a, prudencialmente no abuses de ella. Menos aún la utilices para "relacionarte". Si deseas de verdad unirte al mundo, abandona tus delirios electrónicos, apaga las máquinas y entrégate a tu vida real antes de que quizá lamentes no haberlo hecho hace tiempo. 

__

1. Somos lo que sentimos y pensamos, sobre todo cuando podemos concienciarlo a través del pensamiento/lenguaje. Mutilar éste conduce necesariamente a la progresiva mutilación psicoafectiva e intelectual de la gente -la "oligrofrenización" social-, y éste es precisamente, en mi opinión,  el peligro más aterrador -e irreversible- de las tecnologías. 

La procreación desquiciadaCarta abierta de un terapeuta a los padre…
PRINCIPAL | ARCHIVO

3 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 Blue  03/Julio/2017 14:33
Internet ha sustituido lo que antes eran los juegos ,con los vecinos y/o los amigos, en las calles, ahora las " calles y zonas de juegos" se encuentran detras de la pantalla.

Solo tenemos que observar las ciudades, vemos a los ninyos jugar en ellas?, no ,esta prohibido, solo pueden jugar en los rectangulos habilitados para ello, igual que las zonas para pasear a los perros ( no es mi intencion ser grpsero), pero cada vez que veo uno u otro habitaculo los relaciono, y ya llegados a la adolescencia y a la "madurez", las relaciones continuam teniendose en espacios rectangulares, vaya ironia, en fin tiempos y relaciones "liquidas", como decia Z Bauman
Saludos   Resp.
 Tatum  04/Julio/2017 17:54
Es muy triste, la verdad.

Yo distinguiría entre la gente que busca “algo” ahí porque se siente sola o vacía y se aferra a ello casi como la única esperanza posible de encontrar ese algo y los que, aprovechadamente, intentan mantener un contacto irreal con el objetivo de ensanchar su ego, mantener sus contactos por si alguna vez los necesitan o sentirse apoyados en causas generalmente estériles, entre otros.

Yo creo que los primeros, generalmente a causa heridas psicológicas infantiles, no han sabido desenvolverse socialmente de manera sana. Y ven en Internet y en las redes sociales una oportunidad de salir del pozo. Seguramente de manera equivocada, es verdad, pero creo que, como se infiere del texto, en su justa medida no tiene por qué ser negativo; yo sigo a algunas personas y páginas a través de Facebook que me resultan muy interesantes o me ayudan a crecer, como ésta, pero también puedo decir que muchas otras no y constituyen algo así como basura cósmica en mi entorno (y las estoy eliminando poco a poco).

En fin, lo que quiero decir es que las redes sociales y las vías de comunicación pueden estar muy bien en algunas ocasiones pero en muchas otras no, no invento nada. El problema se agrava cuando se manifiesta una dependencia excesiva de algo así, que pienso que es una forma de alienarse e indica que hay trabajo por hacer en ti mismo.

Los del segundo grupo, en cambio, me molestan especialmente. Seguramente tendrán sus neurosis e historias personales pero no me entra en la cabeza que teniendo la posibilidad de tener contacto personal no solo no lo ofrezcan sino que lo eviten y tu relación con ellos se base en un contacto virtual vacuo, en el que comparten sus cosas indiscriminadamente y, con un poco de suerte, se interesan por tu vida mientras aguardan en la sala de espera del dentista.
Creo que de estos es mejor alejarse cuanto antes o transmitirles lo que piensas, pero nunca alimentar a la bestia. Y soy el primero que ha cometido el error de hacerlo en algún momento de mi vida.


Son infinitos los matices que puede tener una mirada o un gesto y los estamos perdiendo en pos de unas pantallas que ni te miran, ni te abrazan, ni te besan y, encima, te consumen la energía.


Os paso la foto de una familia moderna y "feliz" que he encontrado navegando:

http://i.imgur.com/L5W09wo.jpg


Excelente artículo, José Luis.

Un abrazo.   Resp.
 Alguien  06/Julio/2017 21:15
Las redes sociales son el equivalente tecnológico de los sueños, un mundo onírico donde cada quien intenta cumplir sus deseos tratando de obviar lo que los límites de la realidad (la personal sobre todo) imponen. Es como escapar a las ataduras reales externas e internas para dar rienda suelta al narcisismo en un mundo donde se puede simular ser lo que sea. Es algo muy parecido a la psicosis (escapar de la realidad) y de forma socialmente aceptada. En realidad están todos simulando el ser "amigos" cuando la mayoría vive su fantasía de forma solitaria.

No entienden que en cuanto a relaciones personales el ser humano se encuentra "cableado" para la distancia corta, no se puede apreciar y llegar a querer si no se conoce personalmente al otro, de tu a tu. En la distancia larga, en la abstracción social, política, de grandes masas y en la red (la masa de las masas) lo más que puede llegar a sentir realmente el individuo es indiferencia por el otro.

Es imposible llegar a sentir con otra persona si la relación no es personal.   Resp.
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Normas)

Control Antirobot:
 

La procreación desquiciadaCarta abierta de un terapeuta a los padre…
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright   Motor: Pivotx
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright
  Motor: Pivotx
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona