Últimos Coments:

titilandum (Sala de Ser 2017): Recomiendo "El estado oculto de la salud"… 15/Dic 12:25
Tatum (La ira del terape…): Algunos psicólogos/psicoterapeutas tratan… 15/Dic 11:19
Lic Rodrigo Reina… (¿"Violencia de gé…): Muy buen articulo, acompaño el pensamient… 15/Dic 02:29
raas (¿Amar al prójimo …): Aunque no comparta totalmente la visión p… 13/Dic 13:09
JLC (Sala de Ser 2017): Muchas gracias, Dan, lo acabo de compart… 13/Dic 11:21
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Básicamente estoy de acuerdo contigo en … 13/Dic 00:51
ARCHIVO
 Sala de Ser
RSS

Mis ebooks






Ver más
 Cine

Temas

Citas

Facebook



 
Último post: Últimos comentarios:
titilandum (Sala de Ser 2017): Recomiendo "El estado oculto de la salud"… 15/Dic 12:25
Tatum (La ira del terape…): Algunos psicólogos/psicoterapeutas tratan… 15/Dic 11:19
Lic Rodrigo Reina… (¿"Violencia de gé…): Muy buen articulo, acompaño el pensamient… 15/Dic 02:29
raas (¿Amar al prójimo …): Aunque no comparta totalmente la visión p… 13/Dic 13:09
JLC (Sala de Ser 2017): Muchas gracias, Dan, lo acabo de compart… 13/Dic 11:21
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Básicamente estoy de acuerdo contigo en … 13/Dic 00:51
02 Octubre 2017

La dulzura

Por JOSÉ LUIS CANO GIL
Hace algún tiempo, un hombre que, con ayuda de la terapia, había vuelto con su ex-pareja, más tarde, con ayuda de esa misma terapia, volvió a separarse de ella, quizá definitivamente. Yo le pregunté por las razones de ello y su respuesta fue: "No tiene dulzura". ¡Dulzura! ¡Qué hermosa palabra y cuántos años llevaba yo sin escucharla! Entonces me di cuenta de hasta qué punto la dulzura parece haber desaparecido de este mundo.

No es fácil definir la dulzura (lo que ya demuestra su rareza). Tras consultar diversos diccionarios, resulta ser una combinación milagrosa de varios rasgos de personalidad: bondad natural, amabilidad, ternura, mansedumbre, capacidad de  complacer... Una persona "dulce" es, así, una persona benévola, afectuosa, humilde y generosa. Lo que no depende, por cierto, de determinados estímulos externos (p. ej., ante un niño adorable, un tierno animalillo, etc.), sino que forma parte de la personalidad. O somos dulces o no lo somos. Y la posibilidad de serlo dependerá, entonces, de nuestras defensas neuróticas.

Evidentemente, una persona sólo podrá ser bondadosa, amable, cariñosa y complaciente cuando esté en paz consigo misma. Es decir, cuando no sufra tensiones internas derivadas de sus traumas y narcisismos. Y cuando sepa por ello amarse a sí misma. Entonces fluirá espontáneamente de su corazón no ya su capacidad de amar, sino de amar con dulzura. Ahora bien, ¿a cuántas personas conocemos así?

Buscando imágenes para ilustrar este post, he fracasado por completo. ¡No he hallado dulzura en todo Google! En cambio, sí he tropezado inesperadamente con algunas imágenes de la Virgen María cristiana (como la que véis arriba, fragmento de "Virgen con el Niño", de Murillo, 1665). En ellas sí he encontrado por fin esa dulzura que buscaba. Porque la dulzura, encarnada en esa representación inconsciente de la madre ideal que es la Virgen María, resulta, en definitiva, uno de los atributos esenciales de la buena maternidad. (1)

La dulzura escasea en el mundo porque desgraciadamente todos somos neuróticos. Todos estamos sometidos a mil ansiedades, miedos, iras, tristezas y violencias que dejan muy poco espacio a los sentimientos tiernos y serenos. Además, la dulzura no es un valor social. Lo que impera son las conductas desvinculadas, agresivas, superficiales. Por todas partes vemos la misma trivialidad hostil: en los medios audiovisuales, el cine, las redes sociales, el arte, los espectáculos, la política... Algunos jóvenes parecen sufrir incluso una especie de "atrofia" afectiva, sumidos en ese hedonismo vacío, frenético y algo psicópata donde nada tiene valor ni profundidad. ¡Incluso se considera a veces "prepotente" a quien expresa sentimientos, quejas o ideas propias! Y es que si millones de personas jamás recibieron ternura, ¿cómo iban a demostrarla?

La dulzura es un don. Es la fragancia de las frutas maduras, de la salud emocional y espiritual de las personas. Un mundo sin dulzura es, así, un mundo inhóspito y enfermo. Y seguirá siéndolo mientras no despertemos de esta locura atroz que nos caracteriza a los seres humanos.

_

1. ¿Será por eso que algunos hombres, no hallando en sus mujeres esa dulzura, la buscan entonces en amantes mucho más jóvenes que aún parecen conservarla, o incluso en niños/as (pederastia)? ¿Será por lo mismo que muchas mujeres odian secretamente a los hombres? Por otro lado, no veo razones de peso por las que los varones en particular no podríamos ser también dulces. 

Al pan, pan y al vino, vinoSólo hay infancia
PRINCIPAL | ARCHIVO

10 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 Tere  02/Octubre/2017 11:25
Es curioso que hables precisamente hoy de este tema, después de que ayer estuviera pensando y sintiéndolo tras ver esta entrevista a una pareja de directores de cine.
https://www.youtube.com/watch? ..
No veo pose, sino una gran ingenuidad, verdad y muuuuucha dulzura (entre ellos, con las perras, con los invitados). Me han reconciliado con las personas y con los jóvenes para unos días.
Y ahora leo esto. Yo vengo de una vida violenta, conflictiva y con miedo. Llevo varios años luchando por tener paz, y voy mejorando mucho. A medida que avanzo, creo que me voy volviendo más dulce, y dejando de verlo como una debilidad o un instrumento femenino de manipulación, como lo hacía antes. Hay que ir madurando y aprendiendo.   Resp.
 Melida  02/Octubre/2017 16:53
Gracias por compartir su pensamientos...aprecio mucho su trabajo y durante años me ha servido de guía. Gracias Maestro.   Resp.
 ti  03/Octubre/2017 03:25
"¡Incluso se considera a veces "prepotente" a quien expresa sentimientos, quejas o ideas propias!"

Estimado Jose Luis, esta frase me ha hecho llorar, junto con tus preguntas del final.

Con tu permiso voy a criticarte un poquito, pues considero que has sido demasiado cauto al utilizar el descalificativo "prepotente". Puedo asegurar, con lágrimas en los ojos que lo que se considera a estas personas íntegras y que afortunadamente, a pesar del sufrimiento, viven la vida plenamente y con el corazón, aceptando cada una de las emociones propias y agenas, expresando su palabra con educación y respeto, opinión y pesamiento cognitivamente y a la vez humanamente. Se les califica de locos, delirantes y que "no estan bien de la cabeza". Se recomienda mucho hoy en día en que bloques tu emociones "no las expreses", con la advertencia de que así te creeran más y no te desacreditaran.

Es una tristeza muy grande, parece que el mal es lo que impera y la psicopatía está de moda y va a más.

Verdaderamente me asusta, parece que ser robot o zombi emocional es lo que se lleva, y a quien no lo es, se le rechaza. A quien se revela intentan doblegarlo con el dolor, el daño, el desprecio y desacreditando. Es muy triste para los adultos y más aún para los niños. Porque unido a ello recibimos sin discrepción, un bombardeo publicitando el mensaje contrario en los medios sociales. Es como una pesadilla siniestra. Una locura.

¿Cuántas seres humanos han claudicado y siguen haciéndolo?, ¿cuántos de estos se vuelven crueles verdugos despues?, ¿se le podrá poner un freno a este desastre antinatural creado por el humano?...

Me niego a tanta psicopatía, me niego. Deseo el sentir, reivindico el sentir con respeto, me gusta la verdad del alma, amo cada emoción que cuenta, que habla. Que dice la verdad más verdadera del humano.

De momento conmigo no han podido, pero temo que tanto dolor y sufrimiento debido a no entrar en esa falsedad (a veces por candidez o ingenuidad), lo consiga algún día. Pido para que no ocurra, porque eso sería la muerte en vida.

GRACIAS por ser JLC

Un fuerte abrazo   Resp.
 JLC  03/Octubre/2017 11:59
(A ti) Tienes toda la razón, Ti. En definitiva, la gente sufre porque no se le permite sentir, expresarse, ser como es, etc., y de ahí todas sus represiones y neurosis. En el fondo, como sugieres muy bien, es una guerra de los psicópatas contra los sintientes, de los zombies (o muertos) contra los vivos.

Hay una película que nunca olvido, La invasión de los ladrones de cuerpos (Don Siegel, 1956), que suele interpretarse políticamente, pero también puede hacerse en clave psicológica. Muchas veces, cuando escribo, me siento como el protagonista en la terrible escena final...

https://www.youtube.com/watch? ..

Así que totalmente de acuerdo contigo, Ti. Un cordial saludo, y otro también muy especial para Melida, y para Tere. Muchas gracias a las tres por escribir.   Resp.
 Tatum  03/Octubre/2017 19:12
Cito lo mismo que "ti": "¡Incluso se considera a veces "prepotente" a quien expresa sentimientos, quejas o ideas propias!"

Y lo que es peor, de ese tipo de personas, aquellos que no les comprenden - por incapacidad o por desgana, no lo sé- escapan sin mirar atrás por miedo a quedar convertidos en estatuas de sal. Y lo esquizofrénico del asunto es que muchas veces pretenden retomar el contacto una vez esa persona está bien.

Me contó una vez un chico que trabajaba atendiendo problemas de personas que él lo que menos quería, fuera del trabajo era aguantar era los asuntos dolorosos de sus amigos cercanos, que bastante tenía ya con lo que vivía a diario. Su mejor amigo, tras una ruptura, intentó buscar consuelo en él y éste decidió alejarse. Lo mejor viene ahora: un año después quiso contactar de nuevo con el amigo porque "le echaba de menos". El amigo, coherentemente, le envió a freír asparagus officinalis.

¡Muchas gracias por el posteo y las recomendaciones!

Un abrazo   Resp.
 Alea  03/Octubre/2017 21:08
La dulzura se aprecia como debilidad y al débil se le ataca.Para sobrevivir en este mundo hay que esconderla casi todo el tiempo.Es un regalo que muy pocos merecen.   Resp.
 Tatum  03/Octubre/2017 22:01
(A Alea) "Es un regalo que muy pocos merecen"


Me ha encantado, Alea.

Un saludo   Resp.
 Alea  04/Octubre/2017 00:38
 ti  09/Octubre/2017 13:14
(A JLC) ¡Cuánta razón JLC!.

Observo cada vez más clara esa guerra. Ocurre también que están los NO PENSANTES , los que llamaría en un símil "medusas", se mueven con la corriente más fuerte sin poder de decisión, que ni ven, ni escuchan, y que con tan solo rozarlos dañan.

A ellos se refieren en el final de la película que reseñas (GRACIAS) cuando dicen los miembros del cuerpo al servicio del mal: ¡ No, déjenlo ir, nunca le creerán!.

Esa es la lástima, eso es lo que les permite seguir actuando con impunidad y sin ningún tipo de reparo y con descaro.

Al que habla, denuncia, cuenta, no le creerán... , los pasos siguientes son demostrarlo, ardua tarea en nuestro sistema, donde existe derecho el derecho a la presunción de inocencia que incluso los jueces presentan sus preocupaciones si se vulnera, pero el derecho a la presunción de víctima no, y hay que demostrarlo con los permisos judiciales. La verdad cada vez tiene menos valor en estos tiempos. ¡Una barbaridad!

Un afectuoso saludo   Resp.
 alguien  15/Octubre/2017 22:51
Así como no se expresa la dulzura, tampoco la agresividad, ni la tristeza, ni los celos, ni la evidia ni tantas otras. Casi todas las emociones se expresan hoy día de forma neurótica/desplazada/proyectad a. A la dulzura se la estigmatiza como "debilidad" por lo que se expresa como narcisismo (pseudo-dulzura con sigo mismo), la tristeza está prohíbida debemos de ser POSITIVOS sin importar lo que nos pase, la agresividad también: no se utiliza de forma legítima para defendernos de quien nos ataca o hace daño, sino de forma neurótico-gratuita contra el más débil buscando placer.

La verdadera condición del ser humano es de sometimiento extremo, tan extremo que inclusive coarta lo único auténtico de sí mismo: su expresión emocional.

....una neurosis tan antigua que parece normal.   Resp.
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Normas)

Control Antirobot:
 

Al pan, pan y al vino, vinoSólo hay infancia
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright   Motor: Pivotx
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright
  Motor: Pivotx
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona