Últimos Coments:

Dan Ross (Sala de Ser 2018): Comparto «Un secreto a voces» (Amy Berg, … 21/Abr 19:27
Langstrum (Carta a una madre…): Ey! Da miedo! Ya te digo. Salir de tu … 21/Abr 18:31
Lluvia (Carta a una madre…): Te aplaudo y te felicito!! Qué bien, qué… 21/Abr 12:50
JLC (Sala de Ser 2018): Pues no sé qué decirte... El pensamiento … 21/Abr 12:29
Neo. (Sala de Ser 2018): Tú dices: "Ya Freud señaló las afinidade… 21/Abr 01:58
Langstrum (Carta a una madre…): Hola a tod@s: Me veo totalmente reflej… 21/Abr 01:05
ARCHIVO
 Sala de Ser
RSS

Mis ebooks






Ver más
 Cine

Temas

Citas

Facebook

Difunde

Si quieres divulgar los enfoques de este blog, puedes copiar y pegar en tu sitio web el código del siguiente banner:

Copiar código


 
Último post: Últimos comentarios:
Dan Ross (Sala de Ser 2018): Comparto «Un secreto a voces» (Amy Berg, … 21/Abr 19:27
Langstrum (Carta a una madre…): Ey! Da miedo! Ya te digo. Salir de tu … 21/Abr 18:31
Lluvia (Carta a una madre…): Te aplaudo y te felicito!! Qué bien, qué… 21/Abr 12:50
JLC (Sala de Ser 2018): Pues no sé qué decirte... El pensamiento … 21/Abr 12:29
Neo. (Sala de Ser 2018): Tú dices: "Ya Freud señaló las afinidade… 21/Abr 01:58
Langstrum (Carta a una madre…): Hola a tod@s: Me veo totalmente reflej… 21/Abr 01:05
20 Diciembre 2017

Sin miedo a las mujeres

(Post para hombres)
Por JOSÉ LUIS CANO GIL
Un hombre me pide a través de la encuesta que escriba algo sobre "cómo defenderse de las feministas". Sobreentiendo que se refiere al punto de vista masculino. Su propuesta me deja perplejo, aunque al momento se me ocurren dos ideas asociadas: 1) las actitudes de muchos hombres frente a las mujeres en general y 2) el problema de las mujeres maltratadoras. Como las feministas son mujeres y, a veces, maltratadoras, se me ocurre que una breve reflexión psicodinámica sobre ambos temas podría satisfacer a mi proponente. Así que me pongo a ello.

1. Las mujeres en general. Muchos hombres opinan que las mujeres son más "complejas" o "incomprensibles" que los varones. A mí me parece, en cambio, que muchos hombres son menos sensibles y emocionales (por sus castraciones culturales) que ellas, verdadero motivo por el que les cuesta entenderlas. Esta falta de empatía los debilita necesariamente, y más aún porque muchos de ellos idealizan a las mujeres, de las que para colmo suelen depender emocional y sexualmente mucho más que a la inversa (por los respectivos determinantes psicosociales de éstas). Además, toda mujer tiene el poder de decidir si quiere hijos o no, e incluso de "robárselos" al varón de muchas formas (desde concibiendo sin su consentimiento hasta arrebatándoles el amor y/o la custodia del hijo/a). Y, por supuesto, toda mujer es un espejo, un "eco" de la madre de todo hombre, de la que muchísimos varones tienen una pésima experiencia, ya sea por defecto (madres sin amor, castradoras, violentas...) o por exceso (madres posesivas, sobreprotectoras, incestuosas...). El propio narcisismo de la mujer y la omnipotencia de la cultura, que también la idealiza y exalta, hacen el resto.

Por todas estas razones, muchos hombres tienen, en efecto, muchos motivos para sentirse intimidados, acomplejados, sumisos, incluso envidiosos consciente o inconscientemente ante las mujeres. Por eso, lector varón, si quieres sentirte más seguro, más fuerte, más "emancipado" frente a ellas, tendrás que conocerte mucho mejor a ti mismo. Lo cual te exigirá:

  • explorar tus puntos débiles con las féminas... comenzando, sobre todo, con los relativos a tu propia madre
  • descubrir -y superar- tus miedos y apegos infantiles
  • vencer tus arcaicos sentimientos de culpa
  • cuestionar y resolver tu posible inclinación a la obediencia
  • solucionar tu probable tendencia a idealizar lo que secretamente te duele, te asusta u odias
  • mejorar tu autoimagen, tu autoestima y tu confianza en ti mismo
  • dejar de buscar en las mujeres a la "sustituta" de la madre que nunca tuviste
  • evitar "protegerlas" o "salvarlas" de supuestas "limitaciones" que jamás sufrieron
  • analizar y superar por qué la actividad sexual te parece "lo más importante del mundo"
  • examinar hasta qué punto estás dispuesto a humillarte, implorar o someterte por un coito (o colección de ellos)
  • explorar a fondo cuántos hijos quieres (o no), cuándo, con quién y por qué
  • etc.

Recuerda siempre que cuanto más "niño" seas en todos los sentidos, más dependerás de las mujeres. Más extrañas te parecerán. Más poder les otorgarás. Más miedo te darán. Más defensas reactivas de tipo "machito" necesitarás. Menos feliz serás con ellas. Y, por supuesto, menos felices serán ellas contigo y más tenderán a abusar de ti.

2. Las mujeres maltratadoras. Hay un tipo de mujeres que, como sus equivalentes masculinos, necesitan violentar psíquica o también físicamente a sus parejas (en este caso, varones) para sobrevivir psíquicamente. Ya hablamos de ellas aquí. La defensa masculina contra ellas se deriva de lo ya expuesto. De hecho, lector, si ya te emancipaste de las mujeres antes de elegirlas, será muy difícil que escojas o permanezcas mucho tiempo junto a una mujer que te maltrate. O, llegado el caso y tras los debidos esfuerzos mutuos por dialogar, mejorar vuestra relación, etc., si ella no cambia ni quiere pedir ayuda, sabrás muy bien cómo separarte digna y saludablemente -por tu bien y el de vuestros posibles hijos- de una persona tan problemática.

***

El agua sólo se expande hasta que topa con algún dique que la frena. Igualmente, todo abuso personal o social sólo es posible en la medida en que lo consentimos. Para detenerlo son precisos hechos. Y tales hechos sólo pueden nacer de metamorfosis psicológicas previas, de cambios emocionales, de maduraciones suficientes de la personalidad. Así, cuando un hombre o una mujer logra crecer, conocerse mínimamente a sí mismo/a, superar sus apegos, miedos y rencores infantiles hacia su madre (y padre), por primera vez ambos sexos pueden dejar de temerse u odiarse. Hombres y mujeres aprenden por fin a empatizar, confiar mutuamente, ser amigos. Pueden amarse. Y en tales condiciones, por cierto, el feminismo -esa lacra social- tiende a desvanecerse.

La orfandad del mundoLa ira del terapeuta
PRINCIPAL | ARCHIVO

16 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 Dan Ross  20/Diciembre/2017 13:47
No me cuadra que aquí digas que somos menos sensibles y emocionales, y en la nota 4 de Las Tres Castraciones de la Mujer escribas esto: "Las mujeres sufrían ni más ni menos que los hombres, y éstos eran a menudo incluso más sensibles, empáticos y vulnerables que muchas de ellas".   Responder
 Dan Ross  20/Diciembre/2017 13:50
Además, si fueran tan sensibles y empáticas, ¿cómo se entiende luego que "muchísimos varones tienen una pésima experiencia [de la madre], ya sea por defecto o por exceso".   Responder
 salvador gaviota  20/Diciembre/2017 15:51
Quizás, solo, quizás, convendría recordar cuanto escribió Jung sobre los papeles del ánima y animus en el mar de fondo de la psicologia de unos y otras.
Y,por qué no decirlo,igualmente el papel inconsciente de la creencia espiritual o religiosa heredada, respecto a los roles de unos y otras.
Al final,si somos honestos con nosotros mismos,acabaremos-una vez más-ante el mandamiento que, como frontispicio del oráculo de Delfos,corona toda la razón de ser de este blog.
Un cordial saludo a Dan y José Luis.   Responder
 Enara Amarillo   20/Diciembre/2017 17:37
Hace un par de años escribí un artículo relacionado con este tema bajo la misma petición, "¿porqué los hombres tememos a las mujeres?". Te lo comparto https://lavidaesunabromamuyser ..   Responder
 Enara Amarillo   20/Diciembre/2017 17:38
Este artículo despertará la furia de muchos y cabe decir en este caso muchas, este tema socialmeyes tratado.con banalidad y poca responsabilidad sobre ambos géneros. Muy bueno!   Responder
 JLC  21/Diciembre/2017 10:38
(A Dan Ross) Hola, Dan,

Realmente no son afirmaciones contradictorias, sino complementarias.

Socialmente, los hombres son a menudo "menos sensibles y emocionales" que las mujeres por las razones descritas en "Las Tres Castraciones del hombre". Pero muchos varones que no fueron totalmente castrados son con frecuencia "más sensibles, empáticos y vulnerables" que muchas mujeres (nota 4 de "Las Tres Castraciones de la mujer"), debido precisamente a las propias mutilaciones de éstas.

Por otro lado, tampoco hay que confundir la sensibilidad con la empatía. Una persona puede ser muy sensible y emocional, pero al mismo tiempo absolutamente egocéntrica (narcisista), desvinculada y sin amor alguno. Esto introduce aún más matices y variabilidad a las relaciones humanas...

Un saludo, Dan.   Responder
 JLC  21/Diciembre/2017 10:47
(A Enara Amarillo ) Buenísimo tu artículo, Enara. ¡Gracias!

Ay, esos jaimitos o calzonazos o mandilones o planchabragas... O esas mujeres totalmente abducidas y anuladas por sus madres... La capacidad de destruccion de las madres tóxicas es ilimitada... :(

Un saludo.   Responder
 Dan Ross  21/Diciembre/2017 13:02
(A JLC) Entendido, gracias.   Responder
 Neo.  21/Diciembre/2017 15:29
(A Enara Amarillo ) Magnífico escrito, Enara. Muchas gracias por haberlo dado a conocer dejando aquí el enlace. Neo.   Responder
 Inma  21/Diciembre/2017 18:55
El feminismo no es una lacra social.   Responder
 Enara Amarillo   22/Diciembre/2017 01:47
(A Neo.) Gracias Neo, quedamos conectados   Responder
 Enara Amarillo   22/Diciembre/2017 15:33
(A JLC) Es muy cierto José Luís, una madre toxica es como un ciego disparando un arma que siempre está cargada. Tengo un par de artículos que me gustaría compartir sobre la posibilidad de la perversión femenina, si tienes el tiempo y la disponibilidad para enviarlos a tu correo electrónico.
Gracias! Saludos   Responder
 JLC  22/Diciembre/2017 21:41
(A Enara Amarillo ) Por supuesto, Enara. ¡Me encantaría leerlos! :) Un saludo.   Responder
 alguien  27/Diciembre/2017 14:28
Hombres que maltratan mujeres, mujeres que maltratan hombres. A mi modo de ver esto es solo un subconjunto, el vértice visible, de moda y que es utilizado con fines políticos del problema subyacente del que nadie habla porque socava los cimientos de nuestra sociedad. Me refiero a la violencia generalizada y neurótica contra el más débil.

Así como se maltratan hombres y mujeres, así se maltratan niños, ancianos, contribuyentes, consumidores, votantes, bebés, empleados, negros entre los blancos, blancos entre los negros, hipotecados, pobres, no-hipotecados, etc,etc. El maltrato al más débil o al percibido como más débil es generalizado y omnipresente en nuestra civilización, pero extrañamente nadie habla de ello. Por lo menos en público.

¿ Por que ?

Porque en nuestra civilización cualquier muestra de agresividad legítima, de autodefensa y de preservación de la vida está terminantemente prohibida y es reprimida enérgicamente con todos los medios disponibles desde el poder. A todos les está prohibido emplear su natural y legítima agresividad (agresividad para defender la vida) para por ejemplo obtener un distribución mas justa de la renta, o que los políticos y los bancos no les roben, o que los estafen con bombardeos de propagando o que se yo. En cambio las manifestaciones neuróticas de agresividad, aquellas cuyo fin no es la vida sino el placer si están permitidas siempre y cuando se practiquen bajo cuerda y que no se note. Puñaladas en el trabajo, hablar mal del otro, rumores, odiar con una sonrisa, y sobre todo maltratarse los unos a los otros detrás de la puerta cerrada del dizque hogar.

El problema es irresoluble porque proviene de la raíz de nuestra civilización (aunque puede mitigarse mediante el autoconocimiento), entonces simplemente se tapa reprimiéndolo como todo lo demás. Para nuestra civilización y por ende a nosotros como colectivo lo que importa es que no cunda la alarma socia,l que no se sepa, que todo se vea "normal" y que quede enterrado.

Para una sociedad como la nuestra (tan extremadamente narcisista que se cree el pináculo de la evolución) sería muy humillante y vergonzante el confesar públicamente que una gran mayoría siente placer al dañar y humillar al más débil, al mismo tiempo que no se defiende de quienes en verdad le están dañando a él y a las personas que supuestamente ama. Nadie soportaría verse en ese espejo.

Es la civilización la que enloquece, eso ya lo vemos todos los días en el diván. Freud también lo veía y alcanzó las mismas conclusiones, por eso se inventó el instinto de muerte, algo totalmente inexistente pero que le fue muy útil ya que le evitó el tener que alcanzar la conclusión lógica de sus estudios: es la sociedad la que enferma, por lo que hubiese sido destruido por esa misma sociedad.   Responder
 Tatum  28/Diciembre/2017 20:59
Poco puedo añadir al artículo principal así como al que enlaza Enara y a los magníficos comentarios.

¡Gracias!   Responder
 Sarasvati  29/Diciembre/2017 03:18
(A alguien) El pequeño ser del que soy madre como un gran resumen me dijo un día: "mamá parece que en el mundo gobierna el mal".

Le pregunté qué me explicara su afirmación, si quería, ya que me preguntaba por una solución para "estar tranquilos y poder vivir la vida sencilla y natural, que el mal no hiciera daño".

Su explicación fue: Todo lo que dicen mamá; en los dibujos, en los anuncios de la calle, la gente que habla, los que les dicen cosas a los niños, los padres a los niños, las cosas que hacen los mayores y muchos niños enrabietados..., todas son al contrario de lo que hace bien, ¡¡¡¡¡es como el mundo al revés, mamá!!!!... hay muy poco bien en el mundo de la gente, pero es muy chulo cuando encuentras ese poco bien.

Eso lo dice todo.

Abrazos!   Responder
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Ver Normas)

Control Antirobot:
 

La orfandad del mundoLa ira del terapeuta
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  © Copyright  • 
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona    by Pivotx