Últimos Coments:

Dan Ross (Sala de Ser 2018): Comparto «Un secreto a voces» (Amy Berg, … 21/Abr 19:27
Langstrum (Carta a una madre…): Ey! Da miedo! Ya te digo. Salir de tu … 21/Abr 18:31
Lluvia (Carta a una madre…): Te aplaudo y te felicito!! Qué bien, qué… 21/Abr 12:50
JLC (Sala de Ser 2018): Pues no sé qué decirte... El pensamiento … 21/Abr 12:29
Neo. (Sala de Ser 2018): Tú dices: "Ya Freud señaló las afinidade… 21/Abr 01:58
Langstrum (Carta a una madre…): Hola a tod@s: Me veo totalmente reflej… 21/Abr 01:05
ARCHIVO
 Sala de Ser
RSS

Mis ebooks






Ver más
 Cine

Temas

Citas

Facebook

Difunde

Si quieres divulgar los enfoques de este blog, puedes copiar y pegar en tu sitio web el código del siguiente banner:

Copiar código


 
Último post: Últimos comentarios:
Dan Ross (Sala de Ser 2018): Comparto «Un secreto a voces» (Amy Berg, … 21/Abr 19:27
Langstrum (Carta a una madre…): Ey! Da miedo! Ya te digo. Salir de tu … 21/Abr 18:31
Lluvia (Carta a una madre…): Te aplaudo y te felicito!! Qué bien, qué… 21/Abr 12:50
JLC (Sala de Ser 2018): Pues no sé qué decirte... El pensamiento … 21/Abr 12:29
Neo. (Sala de Ser 2018): Tú dices: "Ya Freud señaló las afinidade… 21/Abr 01:58
Langstrum (Carta a una madre…): Hola a tod@s: Me veo totalmente reflej… 21/Abr 01:05
17 Marzo 2018

Las personas nevera

... o el amor del "como si"
Por JOSÉ LUIS CANO GIL

Niños que mueren físicamente y otros que mueren poco a poco,
dejando de ser ellos con el coste de salud mental que traerá más adelante. (...)
Bebés eternos, coartados, violados, pegados, humillados, silenciados, etiquetados,
diagnosticados ante la insistencia de sus adultos  por encontrar causas explicativas
que los exculpen de todo lo anterior
. (Lejosdevosotros)
 

En los años 50 del pasado siglo surgió la teoría de la "madre nevera" como posible causa del autismo infantil. También los procesos psicóticos en general se atribuyeron a psicodinámicas parentales tóxicas. Alice Miller, 30 años después, reiteró lo mismo. Naturalmente, la sociedad reaccionó visceralmente contra tan insoportable hipótesis y exigió su abolición. En general lo consiguieron (no hay nada que el miedo y la política no puedan lograr). Y, sin embargo, autismos y esquizofrenias a parte, es evidente que las personas nevera existen. Todos conocemos a algunas. Y, en mi caso, también a algunos de sus frutos: clientes con neurosis debidas precisamente a crianzas de hielo.

¿Qué es una persona nevera? No es alguien emocionalmente "frío" (aunque puede serlo). De hecho, puede mostrarse perfectamente "normal", incluso muy cálido. Se trata de una persona secretamente sin empatía, sin capacidad de percibir, comprender, vivenciar, resonar con los sentimientos de los demás. Por tanto, tampoco puede responder sincera y adecuadamente a las necesidades afectivas de las personas. No sabe "dialogar" emocionalmente. Sólo puede fingir que sintoniza. Actuar como si amara. Es este engaño, esta conducta contradictoria y ocultamente vacía la que confunde a los demás. La que, cuando es suficientemente honda y prolongada, puede neurotizar a los niños y adultos que dependen psicológicamente de estas personas.

Cuando una persona nevera simula consciente o inconscientemente afectos que no siente, equivoca al otro, lo enreda, le impide defenderse de tal simulacro. El corazón del otro (ya sea hijo, pareja, amigo, etc.) se siente realmente incomunicado, solo, desamparado, etc., pero no logra percibir la razón de ello. Como suele ser bien cuidado, incluso sobreprotegido, tratado con "preocupación", etc., por la persona nevera, no detecta signos explícitos de desamor en ella. No encuentra a nadie a quien dirigir su pena y su enfado; nadie a quien culpar de su dolor ni de quien ponerse a salvo. Por eso habitualmente sospechará de sí mismo. Creerá ser demasiado raro, exigente, incluso "enfermo"... Y, hambriento de amor y como un adicto a las máquinas tragaperras (que siempre prometen, pero nunca dan), se aferrará a su espejismo de amor, pues -además- se sentiría insoportablemente solo y culpable si se atreviera a huir de la persona gélida. Y así se mantendrá indefinidamente desamado.

La persona nevera, por su parte, tampoco puede experimentar sus verdaderos sentimientos. Según el caso, sufre profundas castraciones emocionales, graves carencias infantiles, dinámicas depresivas o incluso psicóticas explícitas o subyacentes, un egocentrismo dominante o invasor, etc.; y, en general, una potente coraza narcisista que determina su desvinculación o indiferencia básicas hacia las personas. Le rompieron el corazón y ahora su corazón está congelado. Seco. Pero no puede permitirse evidenciarlo y por ello se esfuerza en actuar "como si" amara. Es decir, como se espera de ella. Esto es especialmente cierto en el caso de las mujeres, que, obligadas socialmente a ser a toda costa "buenas" madres, esposas, etc., si fracasaran en ello sufrirían intolerables sentimientos de culpa, vergüenza y autodesprecio. De ahí la colosal resistencia social a asumir la génesis parental de los trastornos psicológicos.

Los dependientes de las personas nevera, sobre todo niños, se neurotizan rápidamente. Pese a todas las apariencias de "familia normal", etc., los niños no pueden absorber la indispensable empatía, calor y seguridad, es decir, la certeza absoluta de que son efectivamente valiosos y amados. Por tanto, acumulan en su corazón enormes estratos inconscientes de vacío, desamparo, inseguridad, autodesprecio, miedos de todo tipo, egocentrismo, desvinculación, sentimientos de culpa, falta de deseos, incapacidad de realizarlos, etc. Según cada caso y edad, y dependiendo además de si las privaciones amorosas estuvieron asociadas o no a violencias de cualquier tipo, etc., todo ello se manifestará finalmente en la vida adulta, según mi experiencia, mediante toda clase de síntomas. Por ejemplo, introversión o extroversión exageradas, frialdad y/o desapego emocionales, infantilismo, timidez extrema, ideas paranoides u obsesivas, bloqueos, ansiedades, adicciones, depresiones explícitas o encubiertas, agresividad, fracasos amorosos y/o profesionales, etc. (1) Todos ellos fácilmente reconocibles, una vez destapados los detalles biográficos, como claras mutilaciones, repeticiones y/o defensas emocionales contra las privaciones sufridas.

¿Qué pueden hacer las personas nevera? ¿Qué pueden hacer quienes dependen o fueron criados por ellas?

A mi entender, las primeras deberían percatarse, reconocer valientemente que lo son. No tienen por qué "confesarlo" a los demás, etc., pero sí, al menos, admitirlo ante sí mismas. De este modo podrán ser más honestas emocionalmente con sus seres cercanos y, por ello, mucho menos perturbadoras. E incluso podrán iniciar, si quieren, procesos terapéuticos de maduración personal para mejorar sus lazos con la vida.

En cuanto a los segundos, sólo les cabe identificar cuanto antes sus carencias, el verdadero origen de su dolor oculto, de su neurosis. Lo mejor sería alejarse siempre de los ambientes sin amor; buscar sin descanso todo aquello (personas, grupos, actividades, terapias, experiencias, formas de autorrealización) que pudiera nutrir el corazón de estas personas (¡por fin!) con las muchas clases de afecto, apoyo y reconocimiento que puede ofrecer la vida. Sólo entonces las víctimas de las personas nevera podrán calmar, aunque sólo sea parcialmente, su inmemorial hambre de amor.

__

1. Recuerdo a un chico, hijo único, con fobia social, inadaptación y síntomas paranoicos. Muy sensible y "sobreprotegido" (dominado) por sus padres, acumulaba enormes cantidades de odio reprimido. Le pedí que me dejara algunos videos familiares de su infancia, donde yo pudiera verlo interactuar con su familia. Y me aterré. En todos los videos (generalmente comidas, vacaciones, etc.), donde nunca aparecía el padre, la madre y mi cliente -de unos 5 años- sí figuraban juntos, pero siempre de forma increíblemente fría, inexpresiva, sin mirarse, sin tocarse, sin hablar, sin sonreír, sin el menor interés sutil o explícito hacia ninguna persona o cosa del entorno. Se comportaban ambos de forma "ausente". Cuando el chico empezó a mejorar, a despertar de su paralizante sumisión/dependencia del poder helado de sus padres, éstos se personaron un día en mi consulta para pedirme "explicaciones". Y nunca más volví a verlo. 

¿Homo sapiens?Placer genital: la represión perpetua
PRINCIPAL | ARCHIVO

12 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 Titilandum  17/Marzo/2018 11:19
Después de leer el artículo se me plantean algunas preguntas.

- ¿Cuál es la relación entre los síntomas psicóticos y la madre nevera?¿Cómo se explica?
-Las personas que han sido dependientes de madres nevera, pero han estado en ambientes en que se los quiere, ¿Pueden mejorar espontáneamente?
- ¿Cuál es la relación entre sensibilidad y salud mental? ¿Es la sensibilidad un síntoma de inmadurez, inseguridad?   Responder
 JLC  17/Marzo/2018 12:16
(A Titilandum) Bueno...

1) Las psicosis pueden verse, en realidad, como "neurosis extremas" en forma y grado. Por tanto, puedes aplicar a ellas lo que se dice en el post.

2) No necesariamente, por desgracia. Y menos si no realizan algún trabajo terapéutico de crecimiento.

3) ¡La sensibilidad forma parte del ser humano! Pero la neurosis puede reducirla o, al contrario, exacerbarla.

Un saludo, Titilandum.   Responder
 Neo.  17/Marzo/2018 13:20
(A Titilandum) Buenos días. Leo estas preguntas tuyas:

- ¿Cuál es la relación entre sensibilidad y salud mental? ¿Es la sensibilidad un síntoma de inmadurez, inseguridad?

Y me surge esta respuesta a una pregunta que subyace (o que yo veo que subyace) en ellas: ¿Qué es la sensibilidad?

Y mi respuesta (que es muy personal; quiero decir que no es nada "profesional", como podrían serlo las de José Luis) es:

"La sensibilidad, para bien o para mal, es Vida. Quizá yo, cuando sufro, sufro más que otros. Pero quizá también (o al menos eso espero o quiero creer) cuando soy feliz soy más feliz que otros. Pensando en la palabra sensibilidad y sobre todo en su contrario (la insensibilidad) la imagen que me viene a la mente de esta última es una Piedra. Y no, yo no quiero ser una Piedra. Para bien o para mal quiero estar Vivo."   Responder
 Claudia   17/Marzo/2018 15:36
Gracias por poner palabras tan directas y certeras a las realidades emocionales que muchos vivimos. Es así.   Responder
 Enara   17/Marzo/2018 19:59
Me conmueve mucho este artículo, tengo dos hijos dentro del espectro autista y una de las cosas más importantes y reveladoras fue verme congelada ante la capacidad de maternar, aunque siempre quise ser mamá, muy confrontador fue mi deseo y la impotencia de querer maternar y no poder hacerlo.
Confrontarme con mi madre fría y tóxica ha sido la vía para encontrar el canal de comunicación más honesto con mis hijos.

Yo lo había estudiado, pero otra cosa fue vivirlo, hoy trabajando con familias y autistas es muy esclarecedor ver como un poco de empatía consigo mismo, cambia el rumbo de todo.
El silencio y la supuesta desconexion del autista siempre nos da la posibilidad de calentar el corazón, ver más allá de la etiqueta, poder vernos humanos y lamernos las heridas hasta poder reconfortarnos y abrirnos, poco a poco.

Gracias José Luís, es una realidad de la cual no debemos protegernos, sino abrir puertas, vernos en la fragilidad y sensibilidad más íntima.

Un abrazo, saludos   Responder
 JLC  17/Marzo/2018 21:09
(A Enara ) Lamento mucho cuánto debes de haber sufrido, Enara... Nadie mejor que tú para comprender este problema, y para ayudar a otras personas que lo sufren... ¡Eres muy valiente! :)

Un abrazo.   Responder
 Lys  18/Marzo/2018 13:26
Tengo una madre así. Y no sé cómo gestionar que está grave y se está yendo, y que aún tiene fuerzas para usar lo que le pasa no como crecimiento personal y oportunidad de hacer las cosas bien, sino de adoptar un papel de niña con sus familiares y que se entere el mundo de lo mal que está, y utilizándome o no, o lo que diablos que eso sea. Me siento muy sola, impotente , con sentimientos de mucho dolor, vacío, culpa, rabia, sensación de mucha incomprension, toda mi vida, ahora más. Yo la he intentado cuidar pero ahora ha decidido que yo soy poco o que en otros lugares esta mejor. Es mucho el tormento, me duele muchísimo que este así, la admiro incluso por como lo lleva, es muy fuerte, pero al mismo tiempo siento que no me quiere. Y no tengo fuerzas de ir al psicólogo a saber a qué terapeuta me encuentro, como en el pasado que me echaban la culpa y me hundieron con veinticuatro años. No sé, yo quiero lo mejor para ella, para todos. Me siento huérfana de toda familia, numerosa, encima ha envenenado a muchos en mi contra cuando estaba bien, y luego cuando enfermó y ahora está con ellos. Y a geces los veo como me miran. Yo no entiendo nada y espero no volverme loca con el tiempo porque lucho contra ello a todas horas, tengo gente que me quiere y me apoya, incluso amigas madres que me dicen que ella nunca fue una madre. Pero esa sensación de dolor hiriente, el alma rota, aunque luche con humor no se va. Ojalá todo se arregle en su cuerpo. Y disfrute de la vida y sea feliz. Y yo seguir con la mochila intentando buscar mi mejor versión de mi misma y ayudar a los que me necesitan de verdad...lo demás se verá por entregas, estoy muy agotada. Hay días que me cuesta hasta ducharme levantarme de la cama, con esas taquicardias de pánico nada más despertarme, ese nudo en el estomago, y ese pánico y dolor.   Responder
 Enara   18/Marzo/2018 15:57
(A JLC) Gracias José Luís!   Responder
 Neo.  18/Marzo/2018 16:55
(A Lys) Buenas tardes, Lys. Leo estas palabras tuyas ("Ojalá todo se arregle en su cuerpo. Y disfrute de la vida y sea feliz. Y yo seguir con la mochila intentando buscar mi mejor versión de mi misma y ayudar a los que me necesitan de verdad...") y lo que me viene al instante es esto: "La primera a la que tienes que ayudar y que más te necesita de verdad es a ti misma. Una vez estés bien (y si quieres; y sólo si realmente quieres) ya vendrán los demás pero primero tú. Porque, no se te olvide, tú también eres importante." Besos y abrazos. Neo.   Responder
 Tatum  19/Marzo/2018 18:30
Yo imagino que lo peor de la persona nevera se da cuando, como dices: "puede mostrarse perfectamente "normal", incluso muy cálido". ¡Es como para volverse loco! Y más siendo niñ@s o chic@s jóvenes los que lo sufren.

Menos mal que existen personas que ayudan a estas víctimas, porque esto considero que sí son víctmas, a desarrollar un conciencia "no frost".

Un saludo   Responder
 Álvaro  19/Marzo/2018 22:45
Yo desde crío ya percibía en mi padre que muchos cariños y gestos-palabras amorosos eran en parte sinceros y en gran parte forzados. Y pronto entendí,por su carácter,sus discusiones y repertorios,el mal ambiente que debió vivir en su infancia-adolescencia-juventud ,y que pedirle amor y cariños totalmente sinceros era como pedirle peras al olmo. Por tanto,sus gestos visualmente cariñosos,aunque forzados,si hubieran sido bienintencionados, serían de agradecer. Pero cuando son sólo apariencia de cara a la galería,y por contra,en otras situaciones,personas así te clavan puñales por la espalda,eso es lo doloroso.   Responder
 Sally  25/Marzo/2018 15:43
Muy buen post, mi madre siempre fué nevera, y como dices "puede comportarse perfectamente normal incluso cálida" yo diría más, mi madre siempre ha sido hipersensible con el dolor ajeno de personas, animales, causas humanitarias etc. Digo hipersensible, porque siente un dolor extrañamente exagerado comparado con la nulidad empática que tenía conmigo. Cuando en alguna ocasión la he confontado con toda la miseria humana y psicológica que ella ha vivido, jamás ha logrado reconocer, no ya los hechos en sí que tampoco los acepta, si no el hecho que dichos sucesos me pudieran afectar de alguna manera. Mi conclusión es que para ella yo vivía en otra galaxia.   Responder
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Ver Normas)

Control Antirobot:
 

¿Homo sapiens?Placer genital: la represión perpetua
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  © Copyright  • 
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona    by Pivotx