ARTÍCULOS
José Luis Cano Gil - Psicoterapeuta y Escritor

Artículos | Blog | Mis Libros | Contacto

 

¿Psicoterapia infantil?

 

La Psicoterapia es una forma de hacer política. Por eso, el terapeuta, frente a cada paciente, sufre al menos dos dilemas que debería tener muy claros y resolver adecuadamente: 1) ¿de qué lado estoy? y 2) ¿qué debo hacer? Esto se evidencia, sobre todo, en el caso de eso que llamamos "psicoterapias" infantiles. Un recurso que, en general, no comparto.

Dejando a un lado el hecho obvio de que, si los padres suelen ser los principales responsables de las neurosis de sus hijos, no parece justo, ni razonable, ni eficaz, ni amoroso, enfocar las terapias contra las víctimas, podemos hacernos otro tipo de reflexiones. Por ejemplo, si un terapeuta atiende a un niño o adolescente, su primer escrúpulo es evidente: ¿al servicio de quién estará, de su paciente o de los padres que pagan la terapia? La cosa cambia mucho. Si trabaja para los padres, asume con ellos que su hijo está "enfermo" y que debe "remodelarlo" según convenga. Si, por el contrario, se siente al servicio del menor, entonces tendrá que confrontar necesariamente a los padres, hacerles acudir a terapia, etc., en cuyo caso corre el riesgo de ser despedido. Y él tiene su propia familia, ha de pagar su hipoteca, etc.  ¿Qué hará?

Por otro lado, ¿cuál es exactamente la función del terapeuta? ¿Readaptar (es decir, someter) al niño a los cánones y/o patologías familiares? ¿Controlarlo según los dogmas del DSM? ¿Afrontar sus problemas familiares de fondo? Según la decisión que adopte, así serán los resultados. Y ello influirá -nuevamente- en sus propios intereses e incluso en su currículum y su imagen profesional.

Sí, la "psicoterapia" infantil es muy arriesgada. Porque no es inocente. Se trata, por el contrario, de un instrumento político muy poderoso que exige mucha conciencia, honestidad y coraje por parte de cualquier terapeuta. Una terapia sólo es genuina cuando es absolutamente leal al paciente. Es decir, cuando es capaz de responder "sí" a las más hondas expectativas de éste:

¿Me respetas?
¿Me escuchas?
¿Me cuidas?
¿Me defiendes?

 

© JOSÉ LUIS CANO GIL
Psicoterapeuta y Escritor
Noviembre/2010
© Se admite la reproducción de este artículo, citando al autor y la URL correspondiente.

¿Te ayudan estos artículos?

 

www.psicodinamicajlc.com