ARTÍCULOS
José Luis Cano Gil - Psicoterapeuta y Escritor

Artículos | Blog | Mis Libros | Contacto

 

La soledad

 

Mucha gente se siente sola, y muchos combaten su soledad de numerosas formas. Sin embargo, existen distintos tipos de soledad y vale la pena diferenciarlos para reconocer, en cada caso, cuál podría ser su "solución" más adecuada. También podemos sufrir, desde luego, diversas "mezclas" de soledades... Si examinamos cuidadosamente el asunto, veremos que hay al menos cuatro tipos fundamentales de soledad: real, neurótica, madurativa y existencial. Revisémoslas.

1. Soledad real. Es la que experimentamos en ausencia de genuinos afectos amorosos (es decir, proporcionadores de seguridad, apoyo, autoestima) hacia nosotros. Carecemos de personas (p.ej., familia, pareja, amigos) que realmente nos quieran y acompañen, ya sea porque nunca disfrutamos de ellas, ya sea porque las perdimos por circunstancias transitorias o definitivas (fallecimiento, cambios del entorno social, emigración, prisión...). Esta clase de soledad termina, obviamente, cuando el sujeto restablece o renueva sus relaciones afectivas.

2. Soledad neurótica. Es la que experimentamos como resultado de viejos traumas infantiles, debido a los cuales nuestra personalidad queda "marcada" con un sentimiento permanente de vacío, tristeza y soledad, incluso aunque existan a nuestro alrededor personas que realmente nos valoren y nos quieran. Sencillamente no logramos percibirlo y disfrutarlo. Es como morirnos de sed en medio del río. Esta clase de soledad sólo puede aliviarse con psicoterapias.  

3. Soledad madurativa. A medida que crecemos emocional e intelectualmente, nuestra visión del mundo cambia y puede distanciarnos cada vez más de las personas que, si no crecen con nosotros, van quedándose "relegadas". Esto nos hace sentirnos más solos que antes. Cuanto más avanzamos, más solos podemos sentirnos, a menos que hallemos nuevos compañeros de viaje. Es el precio que debemos pagar por madurar. Es una soledad parcialmente reversible (como la de los habitantes de las altas montañas) a la que sabremos adaptarnos.

4. Soledad existencial. Esta clase de soledad, marco de todas las demás, es la más honda e irremediable. Nace del hecho mismo de que cada uno de nosotros, siendo  un organismo único y diferente de los demás, sólo puede experimentarse a sí mismo. A pesar de todas las posibilidades del amor, la empatía, etc., mi dolor de muelas es mi dolor de muelas. Nadie puede vivirlo por mí. Nadie puede entrar, ni aliviar, ni siquiera comprender los últimos recovecos de mi alma. Estoy completamente solo con ella. El arte de vivir consiste, entonces, en sobrellevar esta soledad de distintas maneras, p.ej., con ayuda del amor, el arte, las relaciones sociales, el conocimiento, la sabiduría... En última instancia, su único paliativo es aceptarla tal como es. 

Estos son los cuatro tipos básicos de soledad, y cada uno de ellos requiere su propio remedio. Por eso, como expuso magníficamente Ken Wilber, no podemos curar soledades reales con métodos antineuróticos (p.ej., psicoterapia). Ni soledades neuróticas con soluciones existenciales (p.ej., sabiduría). Ni soledades madurativas o existenciales con fórmulas ajenas a los respectivos niveles de cada una. Etcétera.

Así que, por ejemplo, lector, si estás realmente solo, tendrás que buscar ambientes, personas y estilos de vida que te proporcionen lo que necesitas. Si tu soledad es neurótica e incluso sufres síntomas diversos (ansiedades, tristezas, miedos, obsesiones, inestabilidad, adicciones...), no pierdas el tiempo con religiones o libros de autoayuda y acude directamente a una psicoterapia. Si te sientes madurativamente solo, recuerda que es muy natural y busca nuevas amistades de tu nivel. Y si lo tuyo es la lúcida soledad existencial, aprende a convivir con ella con ayuda de todo lo bello e integrador que puede ofrecerte la vida.

© JOSÉ LUIS CANO GIL
Psicoterapeuta y Escritor
Marzo, 2008
Revisión: Marzo, 2014

© Se admite la reproducción de este artículo, citando al autor y la URL correspondiente.

¿Te ayudan estos artículos?

 

www.psicodinamicajlc.com