ARTÍCULOS
José Luis Cano Gil - Psicoterapeuta y Escritor

Artículos | Blog | Mis Libros | Contacto

 

El mito del TDAH
La desdicha infantil no es una enfermedad

 

INTRODUCCIÓN

El Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad (TDAH) es, en mi opinión, un ejemplo paradigmático de la polémica naturaleza de los problemas psicoconductuales en general, que para algunos son enfermedades de base orgánica, genética, etc., y para otros son meras secuelas inadaptativas frente a dolorosos problemas emocionales, familiares o sociales. El TDAH (1) es también un buen ejemplo de cómo se construye, en función de determinados intereses económicos y políticos, una teoría patologizadora de ciertos problemas humanos (en este caso, la hiperactividad), se publicita hasta convertirla en moda social y finalmente, olvidada ya dicha fabricación, las supuestas enfermedades quedan archivadas en los manuales de psiquiatría como si hubieran existido "desde siempre".

Existen evidentemente algunos niños hiperactivos, pero -salvo contadas excepciones de índole neurológica- sus causas no son en absoluto orgánicas. Creo, por el contrario, que el TDAH es una desdichada secuela de muchos factores, desde nuestro estilo de vida superestresado hasta los pésimos hábitos de crianza o la progresiva desintegración familiar y social. Todo ello causa, en distintas formas y grados, muchos daños emocionales en los niños, entre ellos su nerviosa y dispersante agitación. El TDAH es, en otras palabras, un problema neurótico como cualquier otro. Y, como tal, sólo puede entenderse, prevenirse o resolverse analizando a fondo los problemas parentales, familiares, escolares y sociales de cada niño en particular.

Lo mismo que un entorno saludable y amoroso produce niños alegres, seguros de sí mismos, motivados, creativos, etc., un entorno patológico tiende a desarrollarles, en cambio, miedos, ansiedades, confusión, ira, tristeza, hábitos caóticos... Y tales son, sin duda alguna, las bases psicodinámicas del TDAH. Por ello, tal como sucede con todo problema neurótico, "luchar" contra el TDAH con fármacos y/o terapias conductuales sólo son modos de enmascararlo y cronificarlo. A la neurosis no se la combate: se la comprende. Y el único antídoto contra el TDAH es, como sugeríamos, una sana crianza de los niños. Esto implica una enorme capacidad de amor y empatía por parte de los adultos hacia los sentimientos y necesidades psicoafectivas de los críos. Y también una gran humildad para reconocer los muchos errores psicológicos, educativos e incluso éticos que se cometen contra ellos.
 

EL TDAH

Millones de niños modernos aprenden de los adultos toda clase de malos hábitos (prisas, desorden, estrés, falta de normas y valores, etc.) o sufren todo tipo de tensiones psicoafectivas (por desamor, problemas familiares, escuelas inadecuadas, etc.), todo ello incompatible con su natural desarrollo. Esto les causa un malestar, consciente o inconsciente, profundo y abrumador, cuya principal expresión será la agitación permanente. Estas perturbaciones suceden en tres niveles:

1. Familiar. Por ejemplo, padres emocionalmente incapaces o  desbordados. Roles parentales confusos. Crianzas artificiales (guarderías, canguros, abuelos...). Padres neuróticos, conflictivos o violentos. Familias desestructuradas.  Separaciones y divorcios. Etc.

2. Social. Pedagogías inadecuadas para la edad de cada niño (escuelas aburridas, agobiantes, masificadas, autoritarias...). Hábitos estresantes (actividades extraescolares, deberes, falta de tiempo y descanso...). Entorno hipercinético y sobreestimulante (televisión, videojuegos, cine, internet, juguetes...). Ritmos educativos forzados (sin respeto alguno por las peculiaridades de cada niño). Etc. 

3. Emocional. Sufrimientos profundos derivados de todo lo anterior: desamparo, miedos, ansiedades, ira, tristeza, desesperación..., todo ello generalmente negado o perseguido (castigado) por los adultos.

En tales condiciones, obviamente, muchos niños no pueden adquirir los hábitos "sensatos" que les gustaría a los adultos, ni pueden evitar -como todo neurótico- la compulsiva descarga en forma de síntomas de tanto malestar psicológico. Estos síntomas incluyen: agitación, dispersión, descontrol, hiperactividad, ansiedades, agresividad, berrinches, rebeldía, depresión... Sin embargo, a la mayoría de estos niños, en vez de comprendérselos con empatía y afecto, se los atormenta con broncas, etiquetas patologizantes, terapias domesticadoras y fármacos dopadores. ¿Cómo puede llegarse a actitudes tan crueles e injustas? A mi entender, porque en general:

  1. Es más fácil y barato reprimir a niños indefensos que asumir y rectificar los errores familiares, educativos y sociales que causan sus sufrimientos.
  2. Debido a su propia neurosis, muy pocos padres -y menos aún la sociedad en general- se atreverán a afrontar con coraje y humildad su responsabilidad en el sufrimiento de los hijos.
  3. La industria farmacéutica ve un enorme filón en la medicación infantil, y los intereses políticos siempre prefieren "anular", y no ayudar, a las personas "incómodas". 
  4. ¡La propia infancia es, para muchos, una molestia insoportable, casi una  enfermedad!

El que muchos estudios, congresos, autoridades y otros agentes sociales más o menos infiltrados por la industria farmacéutica insistan en que el TDAH es una "patología orgánica" no debería impresionarnos (2). También innumerables médicos, psicólogos, psicopedagogos, padres y profesionales de distintos ámbitos estamos firmemente persuadidos de lo contrario. (Yo mismo, tratando a padres problemáticos, he visto cómo se "fabrican" algunos niños/as TDAH). De hecho, casi ningún trastorno psiconductual, ni en niños ni en adultos, es de índole biológica. Y es que nunca debemos olvidar que nuestra sociedad, centrada primordialmente en el dinero, sólo tenderá a favorecer aquellos enfoques que resulten más lucrativos para las grandes corporaciones. 

Una de las más claras evidencias de la quimera biológica del TDAH es que, pese a considerárselo una enfermedad, no existe ningún test biológico, neurológico, etc., que pueda determinarlo. Sólo hay... ¡arbitrarios tests de comportamiento! Por ejemplo, se pretende "diagnosticar" a niños supuestamente problemáticos con preguntas tan comunes, subjetivas e inespecíficas como las siguientes:

  • ¿Trata el niño irrespetuosamente a las personas mayores?
  • ¿Es impulsivo, irritable?
  • ¿Se chupa el dedo o la ropa?
  • ¿Se distrae fácilmente?
  • ¿Se pelea con sus hermanos?
  • ¿Es llorón, o desgarbado, o ensimismado, o inquieto, o miedoso, o mentiroso, o desobediente, o destructor?
  • ¿Coge berrinches?
  • ¿Tiene miedo de estar solo, o  no acaba las cosas que empieza, o es demasiado inmaduro para su edad?
  • Etc. (3) 

Todo esto es, obviamente, grotesco, pues millones de niños actúan así en algún momento. Y no porque estén enfermos, sino porque... ¡son niños!

Como psicoterapeuta, creo firmemente que, en vez de cazar niños incómodos mediante tests, sería mucho más eficiente usar éstos para detectar las malas prácticas de los propios padres y educadores. Por ejemplo, podríamos formularles cuestiones como las siguientes:

  • ¿Cómo es el ambiente familiar? ¿Ordenado o caótico, sereno o agitado, pautado o improvisado, afectuoso o agresivo, estimulante o aburrido, etc.?
  • ¿Hay reglas  y hábitos familiares coherentes y bien establecidos, sin contradicciones ni negligencias, y se aplican con cariño y paciencia? 
  • ¿Conserva o pierde usted los nervios en situaciones "incómodas" de su hijo (p. ej., de ira, celos, rabietas, tozudez, rebeldía, exigencias...)?
  • ¿Es usted feliz con su propia vida, su pareja, sus hijos? ¿Lo fue también en su infancia?
  • ¿Deseó usted realmente a su hijo? ¿Se siente sinceramente feliz, ilusionado, capaz de cuidarlo?
  • ¿Está usted disponible emocionalmente para él, dispone de ganas, tiempo y alegría?
  • ¿Empatiza con los sentimientos y necesidades de su hijo (p. ej., de respeto, atención, cariño, consuelo, autonomía, guía, juego compartido, etc.)?
  • ¿Cuáles son sus sentimientos más "inconfensables" hacia él (p. ej., cólera, indiferencia, cansancio, desdén...)?
  • ¿Cómo es la vida escolar y social de su hijo? ¿Agradable o desagradable? ¿Adecuada o inadecuada? ¿Tranquila o estresante? Etc.
  • ... 

En resumen, ya que el TDAH no es ninguna enfermedad orgánica, sino un conjunto de perturbaciones -variables según cada niño- nacidas del dolor, debemos concluir que el TDAH es una secuela más del maltrato infantil. Por tanto, no será con terapias infantiles ni con fármacos como podremos ayudar a los niños infelices, sino sólo con más comprensión. Con más afecto. Y, cuando sea necesario, con más cambios y/o terapias para los adultos responsables de ellos.

__

1.  Me refiero en este artículo a los niños realmente "hiperactivos", es decir, significativamente problemáticos. En la práctica, sin embargo, muchísimos niños son marcados como tales sin serlo. El TDAH es un problema tan absurdamente subjetivo como sobrediagnosticado. 

2. Juan Pundik afirma en su libro "El niño hiperactivo, déficit de atención y fracaso escolar": «Ningún tipo de investigación seria realizada hasta la fecha [el libro está publicado en abril de 2006] ha mostrado indicio alguno de desequilibrio químico. Todo lo que tenemos es una teoría: si un medicamento funciona y sabemos que aumenta el nivel de ciertas sustancias químicas en el cerebro (transmisores de los impulsos nerviosos), esto podría significar que el fármaco está corrigiendo un déficit o un desequilibrio». (Ver nota 4) Por su parte, Antoni Talam, doctor en Psicología, afirma en su libro "Globalización y salud mental" que «en décadas de trabajo no se ha conseguido aislar ni un solo —ni uno, insistimos— marcador biológico específico —presente en todos los casos y solamente en ese tipo de casos— para un trastorno mental cualquiera». Otros libros que profundizan en las falsedades y oscuros intereses que deforman ciertos campos de la Psicología, la Psiquiatría y la Medicina en general son, p.ej., "La salud que viene" y otros libros del periodista Miguel Jara; "La invención de trastornos mentales", de H. González y M. Pérez; "Los inventores de enfermedades", de Jörg Blench,  "Medicamentos que nos enferman", de Ray Moynihan, o "La timidez", de Christopher Lane. Este último libro documenta, p.ej., cómo se elevó la timidez a la categoría de enfermedad ("fobia social"), con referencias también al TDAH. 

3. Véanse los "Cuestionarios de Conners" que se utilizan

4. Pero la teoría del desequilibrio nace de un absurdo conceptual. Por ejemplo, todos sabemos que la Aspirina (ácido acetilsalicílico) calma el dolor de muelas. ¡Pero eso no significa, obviamente, que tal dolor esté causado por un "déficit de ácido acetilsalícilico" en nuestra sangre! Sin embargo, es así exactamente como razona a menudo  la investigación psicofarmacológica. 

Enlaces relacionados:
-
¿Déficit de "atención" de los niños o de los padres?
- Por un buen diagnóstico 
-
¿Aceptar o medicar?
- http://www.plataformaicmi.org/
- http://www.migueljara.com/?s=TDA , (hiperactividad)
- Trastorno-del-deficit-de-atencion-un.html
- Deficit-de-atencion-
- Hallazgos-en-tdah
- http://www.rebelion.org/
- http://www.pagina12.com.ar/diario/
- La-hiperactividad-infantil/
- http://www.europapress.es/noticia
- http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science
- Novedades-editoriales-
- Los niños a los que les cuestan las mates acaban medicados
- El inventor del TDAH reniega de su invento
- Enfermedades dudosas de la infancia

- La invención del TDAH y el Trastorno Bipolar Infantil
- El TDAH no existe y la medicación es un dopaje
- Cómo las farmacéuticas fomentan el TDAH
- Testimonios: 01 - 02
- Artículos sobre TDAH en www.migueljara.com
- Corrupción de la Psiquiatría y TDAH
- No gracias (articulos sobre TDAH)
- ¿Psicoterapia infantil?
- La sociedad TDAH
- Los peligros de las neurociencias

© JOSÉ LUIS CANO GIL
Psicoterapeuta y Escritor
Mayo/2010
© Se admite la reproducción de este artículo, citando al autor y la URL correspondiente.

¿Te ayudan estos artículos?

 

www.psicodinamicajlc.com